Mié. Feb 21st, 2024

Ya es oficial: arranca la temporada de premios de cine. Las nominaciones a los Globos de Oro dejan claro quién es quién en Hollywood, en una temporada poco común en la que se mezclan el cine en sí (con muchas películas grandes y poderosas y tun puñado de pequeñas dispuestas a comer terreno) y lo extracinematográfico, con una sensación de alivio general por poder dejar atrás el escándalo de los Globos de hace un par de años y también las respectivas huelgas de actores y guionistas. Este lunes 11, a unas todavía nocturnas cinco de la mañana en Los Ángeles (las dos de la tarde, hora peninsular española), se conocían quienes eran los candidatos a llevarse los considerados segundos premios más gordos de la temporada, con permiso de los Oscar, que se celebrarán en el hotel Beverly Hilton de la ciudad angelina el primer domingo de 2024, el 7 de enero, y se retransmitirán por primera vez en cuatro décadas a través de la CBS (y en streaming por Paramount+).

Para España la alegría de la mañana ha llegado con la nominación de La sociedad de la nieve, la película de J. A. Bayona producida por Netflix que llegará a los cines el 15 de diciembre y a la plataforma el 4 de enero, en la categoría de Mejor película de habla no inglesa. Con una poderosa campaña de promoción en Hollywood, donde ya ha habido varios pases de la película sobre el desastre de aviación en Los Andes y encuentros con el director, actores y con los supervivientes. Con este primer paso, la de Bayona también se presenta como firme candidata a los Oscar, tanto a película extranjera como en premios técnicos, categorías que no existen en los Globos de Oro. En estos galardones competirá contra Anatomía de una caída (francesa; que también entra en la categoría principal de Mejor película de drama), Vidas pasadas (EE UU, en inglés y coreano; también están nominadas su directora, Celine Song, y su actriz principal, Greta Lee), The Zone of Interest (EE UU-Reino Unido, en alemán y polaco), Fallen Leaves (Finlandia) y contra Io Capitano (Italia),

Este año la industria del cine vive un momento de florecimiento, con muchas películas enormes, esperadas y destacadas (como Barbie, Oppenheimer, Los asesinos de la luna y Napoleón); otras medianas que están marcando la agenda (como La sociedad de la nieve, El color púrpura, Maestro, Saltburn, Ferrari, Poor Things, Air, El asesino) y pequeñas dispuestas a comerle el terreno a sus mayores (American Fiction, Los que se quedan, The Boy and the Heron, Anatomía de una caída). Y eso ha quedado reflejado en las nominaciones. Los Globos distinguen en la categoría de drama por un lado y en la de comedia/musical por otro, lo que beneficia al combo Barbenheimer. Barbie arrasa con nueve, lo que la empata con Cabaret, de Bob Fosse (1972) como la segunda película más nominada de la historia de los Globos de Oro; la primera es Nashville, dirigida por Robert Altman en 1975, con 11.

La categoría de dirección está llena de nombres granados este año: Bradley Cooper, Greta Gerwig, Yorgos Lanthimos, Christopher Nolan y Martin Scorsese se enfrentan a la debutante Celine Song. En la de interpretación destacan Margot Robbie, Emma Stone, Natalie Portman entre las mejores actrices de comedia/musical y Lily Gladstone, Carey Mulligan y Anette Bening en drama. En la categoría masculina están Bradley Cooper (con doblete como director) y Leonardo DiCaprio en drama, y Nicholas Cage, Matt Damon o Timothée Chalamet en comedia/musical; Ryan Gosling, Robert De Niro, Robert Downey Jr., Jodie Foster, Julianne Moore y Rosamund Pike sobresalen entre los secundarios. Cada categoría tiene seis nominados, lo que permite ver a multitud de estrellas en la alfombra roja del Beverly Hilton; además, hay 12 películas que optan a ser la mejor. Este año, en drama están Anatomía de una caída, Los asesinos de la luna, Maestro, Oppenheimer, Vidas pasadas y The zone of interest. En comedia/musical, Air, American Fiction, Barbie, Los que se quedan, Secretos de un escándalo y Poor Things.

En cuanto a televisión, como ya ocurrió en los premios Emmy, Succession se lleva la palma. La ficción de HBO lidera, y entre otras se queda con la mitad de las categorías de Mejor intérprete de drama gracias a Brian Cox, Kieran Culkin y Jeremy Strong. Algunas series que han terminado o están a punto de hacerlo pueden llevarse sus últimos Globos gracias a sus actores, como Rachel Brosnahan en el cierre su etapa como la señora Maisel y también con la reina y los príncipes de Gales de The Crown, Imelda Staunton, Dominic West y Elizabeth Debicki. También triunfa en elenco de Solo asesinatos en el edificio, con posibles premios para Selena Gomez, Meryl Streep, Steve Martin y Martin Short. Las mejores series de drama son 1923, Succession, Last of Us, Crown, Succession, La diplomática y The morning show. En comedia optan al premio Abbott Elementary, Barry, The Bear, Solo asesinatos en el edificio, Ted Lasso y Jury Duty.

Los Globos de Oro han sido históricamente repartidos por la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (o HFPA, por sus siglas en inglés), una asociación fundada en 1943 y relativamente pequeña. En 2021 tenía apenas 86 miembros cuando todo saltó por los aires al conocerse gracias a una investigación del diario The Los Angeles Times los problemas de transparencia, machismo (denunciados por estrellas de la talla de Scarlett Johansson) y falta de inclusividad tanto por parte de sus miembros como hacia sus premiados. Hace año y medio no había ninguna persona negra en su organización, y muy escasos latinos, además de conflictos de intereses y mucho dinero de por medio: los 24 miembros que votaban ingresaban casi 4.000 dólares por ver las películas (algo que no ocurre con los más de 10.000 académicos de los Oscar). Aunque los premios fueron creciendo con los años (en 2020 la gala, con un coste de dos millones de dólares, fue vista por más de 18 millones de personas), cuando todo saltó por los aires los premios estuvieron a punto de morir, con Tom Cruise devolviendo sus estatuillas, plataformas como Netflix y Amazon cortando hilos con la asociación y con la NBC se negándose a retransmitir los premios de enero de 2022 tras más de 25 años haciéndolo. Ese año no hubo premio, presentador, alfombra roja ni telespectadores.

El año pasado, esa crisis ya pasó. Volvió la alfombra, aunque esta vez gris, al Beverly Hilton. El presentador fue Jerrod Carmichael, un comediante negro gay. Hubo cambios en el sistema, con una apertura entre sus miembros a más miembros votantes (casi 200) y más diversos. De hecho, ahora la empresa Eldridge Industries, que también es propietaria de los equipos de baloncesto y beisbol más importantes de Los Ángeles, los Lakers y los Dodgers, y de uno de los medios más poderosos de la ciudad, The Hollywood Reporter, ha comprado los premios, por lo que hasta hace un par de años era una organización sin ánimo de lucro es hoy una empresa comercial donde los regalos y prebendas pueden ser aceptados.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO