Lun. Abr 22nd, 2024

El festival Starlite Marbella deberá pagar 363.993,89 euros a la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) por no tributar derechos de autor en dos de sus ediciones. Es lo que ha dictaminado la Audiencia Provincial Civil de Madrid después de estudiar el caso y tras la apelación del festival. Según la sentencia, ese dinero es la cantidad “adeudada por la demandada en concepto de remuneración por la autorización para llevar a cabo los actos de comunicación pública en el Festival Starlite Marbella, en sus ediciones de 2017 y 2018, de las obras musicales cuyos derechos gestiona la entidad actora”.

Starlite Marbella se celebra en verano desde 2012 en la ciudad malagueña en formato de ciclo: son actuaciones casi siempre de uno o dos artistas cada día durante unos dos meses. En la edición de 2017 actuaron, entre otros, Joaquín Sabina, Juan Luis Guerra, The Pretenders o el grupo infantil Cantajuegos. Un año después, en 2018, el cartel estaba compuesto por Sting, Pet Shop Boys, Maná o Taburete. Estas son las dos ediciones de las que trata la sentencia.

Los responsables del ciclo de conciertos se negaron a pagar “alegando disconformidad con la aplicación de la tarifa establecida por la SGAE en relación con determinadas actuaciones llevadas a cabo”. Las tarifas de “los actos de comunicación pública” (en este caso los conciertos) se pactan entre la SGAE y las corporaciones implicadas en el sector, como la Asociación de Promotores Musicales. Parte de la tasa se paga a la SGAE para luego retribuir a los autores de esas canciones. Si Sabina interpreta en el festival una canción de José Alfredo Jiménez, esa tarifa irá a los herederos o los que tengan los derechos de este tema del gran compositor mexicano.

El argumento principal del festival para negarse al pago es que la tarifa impuesta por la SGAE es abusiva. Algo que la Audiencia Provincial Civil de Madrid no ha considerado. En su escrito resume: “Habiendo basado la demandada su oposición en el carácter abusivo de la tarifa general aplicada por la entidad de gestión, entendiendo que no existe obstáculo legal para alegarla en un procedimiento de reclamación de cantidad como el de autos, no se ha practicado por la demandada prueba suficiente”.

Alejandra Reventún, Directora de Comunicación de Starlite, apunta a este periódico: “Nos gustaría contextualizar esta sentencia. Starlite ha obtenido procedimientos judiciales favorables en las liquidaciones de 2019 y 2021 en acciones interpuestas por la SGAE. El problema es que la SGAE no ha aceptado negociar las tarifas y las ha impuesto de forma unilateral. Esta sentencia de ahora, de todas formas, puede ser recurrida al Tribunal Supremo, y lo estamos evaluando. También conviene comentar que en 2014 la Comisión Nacional de Mercado y Competencia dictó una resolución en la que dijo que las tarifas de la SGAE eran abusivas. A pesar de que la SGAE redujo sus tarifas, nosotros consideramos que siguen siendo abusivas”. Reventún añade: “La clave en este tema es que la SGAE acepte negociar estas tarifas, que no sean impuestas. La Asociación de Promotores Musicales (APM), a la que pertenecemos, en su resolución de 2017, afirma que mantiene discrepancias con la SGAE a la hora de fijar las tarifas”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO