Dom. May 19th, 2024

Walter era el nombre de guerra de Karol Swierczewski, polaco nacido en 1897 que, tras participar en la Revolución soviética, llegó a general del Ejército Rojo. En octubre de 1936 asumió el mando de la XIV Brigada Internacional durante la Guerra Civil, una de las que formaron los más de 35.000 voluntarios llegados desde 50 países para luchar contra el fascismo en el Ejército Popular de la República. Durante la contienda se tomaron fotografías de Walter con los soldados, en Belchite, del puesto de mando… Un conjunto de 333 imágenes que ya forman parte del Archivo Histórico de los Movimientos Sociales, creado en octubre de 2021, pero que hasta ahora había permanecido en hibernación. Este miércoles, el ministro de Cultura, Ernest Urtasun, ha anunciado en el Archivo General de la Administración (AGA), en Alcalá de Henares, que varios fondos se incorporan al renacido archivo, entre los que destaca el de la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales (AABI).

Junto a las 2.112 imágenes de entre 1936 y 1938, el legado de esta asociación, creada en 1995, comprende grabaciones en película, documentos, como las fichas que se hacían a cada brigadista cuando llegaba o los propios manuscritos que dejaron estos soldados; objetos y libros, ha explicado Carlos Domínguez, su portavoz. Además de preservar este material, custodiado en 82 cajas, se iniciará su catalogación y digitalización, “para que esté a disposición de los investigadores a partir de septiembre”, ha subrayado Urtasun. También se irán incorporando documentos para su consulta en la recién estrenada web del Archivo Histórico de los Movimientos Sociales.

No obstante, preguntado Urtasun por los medios materiales y el personal del que dispondrá el archivo, que arrancó sin ellos en la etapa de Miquel Iceta como ministro de Cultura, ha reconocido que se “está trabajando en que tenga su propia sede, pero hasta entonces estará en el AGA”.

Llegada de voluntarios de las Brigadas Internacionales al puerto de Valencia, el 26 de octubre de 1936.
Llegada de voluntarios de las Brigadas Internacionales al puerto de Valencia, el 26 de octubre de 1936.LUIS VIDAL / ARCHIVO HISTÓRICO DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

Con Iceta, además, se había anunciado que el archivo albergaría legados de asociaciones y colectivos de los años finales del franquismo y de la Transición, no de la Guerra Civil. Sobre esto, Urtasun ha declarado que “lo que se pretende es preservar la memoria de la lucha por la democracia de tantas asociaciones durante el franquismo, así que es coherente que estén la Brigadas Internacionales”.

También se le ha preguntado si no sería más lógico que el legado brigadista estuviera en un espacio especializado, como es el Centro Documental de la Memoria Histórica, en Salamanca. Urtasun ha respondido que fue la propia Asociación de Amigos de las Brigadas la que se dirigió a Cultura. En todo caso, el ministro ha remarcado la importancia de esta iniciativa “frente a aquellos que promueven el olvido y el desprecio de las víctimas de la dictadura”. “Las Brigadas Internacionales simbolizan la esperanza en la democracia de una Europa abocada entonces a las guerras y los totalitarismos”.

Traslado desde Albacete y Salamanca

Por su parte, Domínguez ha subrayado que la documentación de la asociación que representa estaba desde hace 25 años en el Archivo Provincial de Albacete, y que con el acuerdo espera que ahora sea “más fácil su consulta para cualquier ciudadano por desplazarse a Alcalá y no a Salamanca o a Albacete”. En su intervención ha recordado que de aquellos jóvenes voluntarios “murieron unos 10.000″. “Cuando se alistaron, muchos no sabían ni donde estaba España”, y ha mencionado a algunos brigadistas conocidos, como Esmond Romilly, sobrino de Winston Churchill, o John Cornford, bisnieto de Charles Darwin. “La vida de estas personas no debe caer en el olvido”.

Además, se incorporan al Archivo de los Movimientos Sociales, gestionado por la Subdirección General de Archivos Estatales, los legados de entidades feministas, como el de la Federación Provincial de Asociaciones de Mujeres Flora Tristán y el del Centro de Investigación y Formación Feminista. “Son más de 400 cajas, con objetos, casetes y otros materiales audiovisuales y bibliográficos”, ha informado Cultura. Del mundo sindical está el material de la Fundación 1º de Mayo, del sindicato Comisiones Obreras.

El representante de la Asociación de los Amigos de las Brigadas Internacionales, Carlos Domínguez, (izquierda) y el ministro de Cultura, Ernest Urtasun, firman el acuerdo de entrega del legado de esta entidad al Archivo Histórico de los Movimientos Sociales, en una imagen del ministerio.
El representante de la Asociación de los Amigos de las Brigadas Internacionales, Carlos Domínguez, (izquierda) y el ministro de Cultura, Ernest Urtasun, firman el acuerdo de entrega del legado de esta entidad al Archivo Histórico de los Movimientos Sociales, en una imagen del ministerio.

También destaca el archivo personal del jurista Juan José del Águila Torres, “abogado y fundador del primer bufete laboralista vinculado a Comisiones Obreras”. Una figura que defendió a trabajadores en la última etapa de la dictadura y de la que llegan 350 cajas de documentación que permitirá “conocer mejor los métodos de la represión y la restauración de los derechos laborales”. Otro archivo personal es el del senador socialista Fermín Solana (1928-2022), “con más de 200 cajas de información sobre regiones de España, recortes de prensa, apuntes y objetos personales”.

Entre otros, están también el archivo del centro cultural Espacio Afro, en Madrid, “que pretende reivindicar a las personas afrodescendientes en España”, y los de la Asociación Pasaje Begoña y la Fundación Pedro Zerolo, ambos del colectivo LGTBI.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO