Mié. Feb 21st, 2024

El caso contra Alec Baldwin vuelve a la casilla de salida. El actor ha sido acusado este viernes nuevamente de homicidio imprudente por un gran jurado de Nuevo México. Es la segunda vez que el intérprete de 65 años enfrenta este señalamiento por la muerte de Halyna Hutchins, la directora de fotografía del wéstern Rust, ocurrido en octubre de 2021. De ser encontrado culpable, Baldwin podría ser sentenciado hasta 18 meses en una prisión estatal.

No es la primera vez que Baldwin enfrenta esta acusación. El también productor de la película independiente fue acusado de homicidio culposo en enero de 2023. La Fiscalía de Santa Fe inició entonces el proceso culpando al actor de no seguir las medidas de seguridad en el rodaje. El disparo que mató a la cineasta e hirió al director de la cinta salió del revólver Colt que Baldwin empuñaba durante el ensayo de una escena. Los cargos fueron retirados en abril del año pasado gracias a una agresiva estrategia de la defensa del artista en contra del equipo de fiscales que construyó el caso judicial.

El proceso vuelve a donde se encontraba hace casi exactamente un año. La acusación contra Baldwin ha sido otorgada esta mañana por un jurado. Al menos ocho personas han considerado que existen evidencias suficientes para que los fiscales Kari Morrissey y Jason Lewis presenten su caso frente a un juez. Es común que un gran jurado se incline en favor de la Fiscalía y avale ir a un juicio, pero esto no garantiza un triunfo fácil para la acusación.

“Estamos deseosos de verlos en los tribunales”, han señalado este viernes Luke Nikas y Alex Spiro, los abogados de Baldwin, quien siempre ha afirmado que nunca apretó el gatillo del arma. Los letrados del actor, con sede en Nueva York, han probado ser un verdadero dolor de cabeza para la Fiscalía desde hace más de dos años. Después de que las autoridades de Santa Fe imputaran a su cliente, iniciaron una ofensiva que logró rebajar los cargos cuando se supo que el arma homicida había sido alterada en el pasado. Las fiscales, Mary Carmack-Altwies y Andrea Reeb, dimitieron después del fiasco, lo que hizo improbable que Baldwin terminara tras las rejas por el accidente laboral. La cinta fue concluida en mayo del año pasado en homenaje a Hutchins. En octubre de 2022, el productor y protagonista llegó a un acuerdo monetario con el viudo de la fotógrafa para poner fin a una demanda en su contra.

La suerte del actor cambió con un nuevo análisis del arma de fuego, que tuvo que ser reconstruida después de haber sido rota en los primeros exámenes elaborados por las autoridades. Forenses y expertos balísticos concluyeron en agosto del año pasado que, a pesar de lo que sostiene Baldwin, el mecanismo del arma sí debió ser accionado para disparar el proyectil que acabó con la vida de la fotógrafa de 42 años. Los peritos del FBI que estudiaron el arma tras el incidente llegaron a la misma conclusión varios meses antes.

“Este incidente fatal fue consecuencia de que el martillo del arma fue retraído completamente de forma manual hasta cargarla y en algún punto el gatillo tuvo que ser oprimido”, señala el documento en manos de la Fiscalía. En dos largos años de idas y venidas judiciales, sin embargo, nadie ha podido explicar por qué el arma estaba cargada con balas auténticas.

Hannah Gutierrez Reed, la encargada de la armería de la producción, será juzgada el 21 de febrero. Al igual que Baldwin, enfrenta un cargo de homicidio imprudente y otro cargo por manipulación de evidencia. Gutierrez Reed debía manejar las armas en el plató y fue quien cargó el revólver con munición verdadera por accidente. El asistente de dirección, David Halls, quien debió ser la última persona en revisar el arma antes de entregársela al protagonista de la cinta, se declaró culpable y fue sentenciado a seis meses en libertad condicional.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO