Dom. May 19th, 2024

J Balvin presentó este domingo un espectáculo fuera de este mundo. El artista colombiano convirtió su regreso al festival de Coachella, que se celebra estos días en pleno desierto en California, en una invasión extraterrestre. Siempre cuidando al máximo sus conciertos en directo, la estrella del reguetón ofreció un número que cumple con las altas expectativas que dejó anterior actuación en el festival, en 2019. Entre marcianos, ovnis y robots apareció también el actor Will Smith, quien sigue trabajando en su rehabilitación social después del bofetón que le propinó a Chris Rock en la gala de los Oscar de 2022. Smith saltó al escenario principal disfrazado del agente J, su personaje en la saga cinematográfica Hombres de negro, para interpretar el tema de la primera entrega, de 1997.

El número de J Balvin comenzó con una grabación tipo La guerra de los mundos que anunciaba el avistamiento de una nave espacial. El sitio del aterrizaje sería el desierto de Coachella, anunciaba un locutor imitando la famosa narración de Orson Welles. El ovni aparecía flotando sobre el escenario. El de Medellín apareció de la nada en medio de un semicírculo elevado sobre la tarima. Mi gente sonó y la gente comenzó a perrear inmediatamente.

El artista dejó saber pronto al público que su espectáculo no solo sería visual. Para el segundo tema invitó a los puertorriqueños Jowell y Randy. Su presencia elevó el ambiente de fiesta. Los primeros minutos del concierto convocaron a más gente en el mismo escenario que Peso Pluma el viernes y Blur el sábado. Además se cantaba y se bailaba. Había la esperanza de que Balvin tuviera otros ases bajo la manga. Cantó Con altura sin Rosalía (ya lo hicieron juntos hace algunos años). Minutos después comenzaron a sonar las notas de La canción, el popular tema de su álbum Oasis. Bad Bunny, coautor del tema, tampoco compareció. Esto no importó a los asistentes, que cantaban la letra a todo pulmón mientras cientos de rayos láser color morado se cruzaban por el negro de la noche.

Balvin siempre ha dejado el listón muy alto en sus visitas al desierto. La primera vez que actuó en Coachella fue en 2018, cuando fue invitado por Beyoncé para cantar un remix de Mi gente en una actuación que ha sido considerada histórica en los 25 años del festival. El colombiano volvió un año más tarde en solitario. Tenía la presión de ser la gran estrella del género urbano en un festival mainstream. Y vaya que cumplió con creces. Creó un ambiente de fiesta acompañado con caricaturas de cabezas enorme, producidas por el colectivo FriendsWithYou. La crítica lo consideró uno de los mejores de 2019 y de toda la historia de Coachella.

Will Smith apareció al final, cuando Balvin había protagonizado en el escenario un rapto por alienígenas de cabeza ovalada y grandes ojos negros. El agente J fue enfocado por las cámaras e hizo que muchos que ya abandonaban el lugar se pararan a escucharlo. Los teléfonos salieron de los bolsillos para capturar el tema de Hombres de negro. Al final, Smith sacó el neuralizer, el pequeño aparato que su personaje y el de Tommy Lee Jones usan en la película para borrar la memoria. Cuando lo accionó, un mensaje apareció en la pantalla: “Baila hasta en tus momentos más oscuros”.

Smith sigue trabajando en recuperar su reputación tras el momento que empañó su triunfo en los Oscar de 2022. En 2023 apareció apenas en tres conciertos junto a DJ Jazzy Jeff, su compañero de aventuras en el rap de los noventa. Este año hizo dos apariciones en enero. La de este domingo, en el tercer día y clausura del primero de los dos fines de semana de Coachella, ha sido su mayor plataforma.

Vista del escenario durante el número de Will Smith y J Balvin.
Vista del escenario durante el número de Will Smith y J Balvin.Arturo Holmes (Getty Images for Coachella)

Su campaña ha pasado también por momentos cuestionables. En diciembre, el actor viajó a Arabia Saudí como embajador de Hollywood e invitado al festival internacional de cine del Mar Rojo. También fueron huéspedes Michelle Williams, Chris Hemsworth, Johnny Depp y Halle Berry. De acuerdo a la revista Variety, Smith cobró un millón de dólares por la aparición. Su visita, según la revista especializada, mostraba que Hollywood ha levantado el castigo al régimen saudí tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, en el cual tuvo un papel central el príncipe heredero.

La aparición de Smith fue uno de los grandes momentos de la tercera jornada. Horas antes, una breve reunión de los Fugees había sido muy comentada entre los festivaleros. Pero no hubo muchos testigos. Solo quienes acudieron a oír a YG Marley. Durante su número, su madre, Lauryn Hill, salió al escenario a cantar algunos de sus éxitos. Cuando comenzó a escucharse Killing Me Softly salió al escenario otro de los miembros del legendario grupo de hip hop de los noventa, el haitiano Wyclef Jean. Solo faltó Pras para completar el trío.

Doja Cat fue la encargada de clausurar el primer fin de semana de Coachella 2024. Y lo hizo fiel a su estilo, haciendo lo que quiere sin importarle la opinión del público. A su espectáculo, lleno de coreografías, le sobró producción y le faltaron éxitos. Se concentró en promocionar su más reciente disco, Scarlet, lanzado el año pasado, del cual interpretó 12 canciones en su actuación de hora y media. La frustración de algunos fue notoria. Al ser el último gran concierto de la noche comenzó siendo uno de los más concurridos, pero al ir avanzando sin concesiones al público, este se fue desconectando para ir a cazar en otros escenarios las últimas notas de los DJ que seguían tocando.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO