Vie. May 24th, 2024

Retrato de David Villa

David Villa

Exfutbolista

David Villa (Tuilla, Asturias, 42 años), el máximo goleador de la selección española de fútbol con 59 tantos, no concibe la vida sin este deporte. No solo porque de pequeño se recuerda con un balón en los pies a todas horas, sino sobre todo porque durante dos décadas de su vida ejerció de jugador profesional, militó y ganó títulos (varias ligas y una Copa de Europa, entre otros) en clubes de cuatro países (España, Australia, EE UU y Japón) y alzó la copa de campeones del mundo en 2010 en Sudáfrica, “el antes y el después de nuestra historia”, define. Hoy, retirado de los terrenos de juego desde hace cuatro años, transmite lo que sabe del fútbol y sus aristas a los chavales que ingresan en DV7 Soccer Academy, su red internacional de academias de enseñanza. “Me voy a morir viviendo el fútbol porque es una forma de vida para mí y para mi familia”, asegura en el vídeo que encabeza este artículo de Talento a bordo, el proyecto impulsado por Iberia para visibilizar e impulsar el talento español.

El Guaje (como se le conocía durante su etapa profesional) creció en Tuilla, un pueblo de la cuenca minera asturiana, donde vivió 21 años con sus padres: “No hubiera sido quien soy, ni como persona ni como futbolista, sin mis orígenes. Mi padre trabajó durante muchos años en la minería y se retiró cuando yo tenía 11 años”. Su triunfo, afirma, siempre será suyo y de su entorno, tanto el familiar como el deportivo. Ahora trata de ser ese escudo protector y sabio para los jóvenes que se forman en sus academias: “Quizás no cuando jugaba, pero sí ahora, soy consciente de que mucha gente me ha ayudado. Nosotros intentamos ser esa parte exterior con los chavales: ayudarles, ser esa ayuda que yo tuve”, explica.

David Villa, de niño, en una foto junto a su padre. Fotos: DV7 Group

El Guaje (fila inferior, quinto por la izquierda) con la plantilla del UP Langreo, uno de los clubes por los que pasó en su etapa formativa.

Licencias federativas del futbolista de distintos clubes asturianos.

Villa alza el trofeo de la Copa de Europa de 2011, edición en la que el FC Barcelona se impuso en la final al Manchester United FC por tres goles a uno.

El delantero asturiano celebra un gol con el Atlético de Madrid, club con el que ganó la liga española en la temporada 2013-2014.

David Villa durante una visita a los alumnos de una de sus academias de fútbol.

Villa destaca la importancia de aprender a gestionar las emociones que propicia la alta competición: saber perder, no impacientarse, disfrutar del camino… “Hacer entender a estos chicos y chicas que el fútbol es un deporte de errores. Nadie es perfecto. El mejor jugador del mundo, que para mí es Leo Messi, es el que menos falla, no es el que no falla”, argumenta.

El asturiano, que también ejerce de comentarista deportivo, da un dato: solo el 1% de los futbolistas en formación llega a la élite. Entiende que el talento es necesario como base: “Tienes que haber nacido con un 20% de talento. El 80% restante se crea. Quien no tenga claro eso no va a conseguir ser profesional. Son mucho más importantes las ganas, el trabajo y la pasión que le pongas que el talento con el que naces”, concluye.

Retrato de David Villa

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO