Dom. Jun 23rd, 2024

Los sondeos a pie de urna de las elecciones regionales y locales celebradas este domingo en Polonia dan una ajustadísima victoria a los ultraconservadores de Ley y Justicia (PiS), que como en los comicios de octubre, se convierten en la fuerza más votada, aunque sin sumar mayoría. El partido de Jaroslaw Kaczynski lograría un 33,7% de votos, según la encuesta realizada por Ipsos para las tres principales cadenas de televisión polacas. Si los datos se confirman con el conteo oficial, la centroderecha de Coalición Cívica (KO), del primer ministro Donald Tusk, ha fracasado en su objetivo de convertirse en primera fuerza, con un 31,9% de votos. Los comicios regionales y locales son el primer examen al que se somete el Gobierno de coalición liberal, que tomó posesión en diciembre. Los socios que forman el Ejecutivo de coalición siguen sumando una amplia mayoría, con el 52,9%.

A pesar de que solo hay dos puntos porcentuales de diferencia entre las dos principales fuerzas y el escrutinio completo no estará disponible al menos hasta el lunes, en la sede de PiS han celebrado con euforia. “Esta es nuestra novena victoria”, ha afirmado Kaczynski. “Esto muestra que quizás podamos volver a recuperar el poder. Ahora tenemos que ganar las elecciones europeas, después, prepararnos para las elecciones presidenciales y, finalmente, ganar las parlamentarias”, ha continuado el líder ultraconservador, que ha añadido, según recoge Gazeta Wyborcza: “Como dijo Mark Twain, ‘las noticias sobre mi muerte son algo prematuras”.

Comparados con los resultados de las elecciones de octubre, estos datos muestran una leve caída de PiS, del 35,4% al 33,7%, y un ligero ascenso de KO, de 30,7% al 31,9%. La formación del primer ministro es la única que mejora sus resultados en la coalición, pero el incremento es insuficiente para lograr el sorpasso al que aspira. Tras conocer los sondeos, Tusk ha celebrado que las formaciones liberales ganan frente a PiS: “Hoy puedo anunciarlo solemnemente: el 15 de octubre se repitió también en abril. Estoy muy orgulloso de todos los hombres y mujeres polacos”.

El resto de miembros de la coalición liberal registran descensos. Los conservadores de Tercera Vía —formada por el partido agrario PSL y el democristiano Polska 2050— pasan del 14,4% de apoyos al 13,5%. Pero sobre todo sufren los socios progresistas de Nowa Lewica (Nueva Izquierda), que caen del 8,6% al 6,8%. Szymon Holownia, líder de Polska 2050 y presidente del Sejm (la Cámara baja del Parlamento), ha interpretado los resultados como “el primer aviso serio” a la coalición, tanto por el resultado de PiS como por el golpe que sufre el socio minoritario.

Confederación, de extrema derecha, mejora unas décimas, según el sondeo, del 7,1% en octubre al 7,5%, suficiente para situarse en cuarta posición, por delante de la izquierda. La participación, que en 2018 fue de casi el 55%, caería al 51,5%, según el sondeo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Los polacos han votado este domingo entre casi 190.000 candidatos para elegir a 47.000 diputados regionales y provinciales, y concejales, y a unos 2.500 alcaldes. Son los primeros comicios en estos niveles administrativos desde otoño de 2018, hace más de cinco años, porque PiS extendió los mandatos a un quinquenio y retrasó la celebración a esta primavera para que no coincidieran con las elecciones generales.

La teoría política auguraba un buen resultado a la coalición gobernante, impulsada en estos comicios más secundarios por su victoria todavía reciente y por la fase de luna de miel. Si estos porcentajes se trasladasen a escaños en el Sejm, podría repetir mandato, pero PiS demuestra que mantiene su base y su posición de favorito en las encuestas pese a la crisis en la que está sumido desde otoño.

El Gobierno liberal no cuenta con un contexto especialmente favorable para agrandar su distancia con los ultraconservadores, con la guerra aún en la vecina Ucrania y la inflación todavía notándose en los bolsillos de los polacos. Pero, además, tiene en contra al Tribunal Constitucional y al presidente, Andrzej Duda, ambos favorables a PiS, que le impiden aprobar reformas legislativas al ritmo que querría. Tampoco ha logrado cumplir promesas como solucionar el conflicto con los agricultores y los transportistas por la competencia de Ucrania.

Los socios de Gobierno, que han concurrido por separado, empiezan además a mostrar las primeras fisuras a cuenta de asuntos como la legalización del aborto hasta la semana 12ª, una de las grandes promesas del partido de Tusk y la izquierda, a la que se opone Tercera Vía. También difieren sobre las aportaciones a la seguridad social para la asistencia sanitaria, que estos últimos prometieron rebajar para los emprendedores. La izquierda rechaza la propuesta porque las pondría al mismo nivel que las de los trabajadores con el salario mínimo.

Los sondeos a pie de urna recogen también datos sobre las elecciones municipales en las seis ciudades más grandes del país, en las que PiS no tenía opción alguna de ganar. La principal duda estaba en Varsovia, donde las encuestas electorales ponían en cuestión que el alcalde, Rafal Trzaskowski, de Plataforma Cívica, lograse reeditar su victoria de 2018, cuando ganó de forma aplastante en primera vuelta. Trzaskowski, que en esta ocasión tenía competencia no solo desde PiS, sino también desde la Izquierda, habría vuelto a arrasar con un 59,8% de votos si se confirma el resultado, y no necesitará ir a la segunda vuelta.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_