Vie. May 24th, 2024

“No me importa gastarme todo el dinero que tengo en abogados y en pedir órdenes de protección en España, Francia, Estados Unidos o donde sea. No voy a parar hasta conseguirlo”, decía la actriz Paz de la Huerta en una entrevista a EL PAÍS el pasado 16 de febrero, refiriéndose al contencioso que mantiene desde hace casi dos años contra sus padres en los tribunales españoles. La artista que ha trabajado con directores como Jim Jarmusch y Martin Scorsese, que fue también una de las mujeres que denunciaron en 2017 los abusos sexuales del productor de cine Harvey Weinstein, acusaba públicamente a sus progenitores de presuntos abusos y otros actos vejatorios, pero la justicia acaba de concluir que no hay indicios o pruebas que respalden su versión.

El 19 de febrero, solo tres días después de la entrevista EL PAÍS, la justicia dictó el sobreseimiento y archivo de la querella interpuesta por la intérprete contra sus padres, el aristócrata español Ricardo de la Huerta Ozores y la activista estadounidense Judith Bruce. Según los abogados de los padres de la actriz, la resolución está fundada en la carencia de cualquier respaldo probatorio de las acusaciones hechas por la intérprete. Según el auto judicial, “se trata de hechos gravísimos que la denunciante imputa a sus padres no acompañados de prueba alguna, incurriendo en su declaración en incoherencias y contradicciones”. Y el auto añade: “Los padres negaron en sede judicial los hechos denunciados y que nunca propiciaron encuentro sexual alguno de su hija con otra persona, ni el consumo de drogas, y tampoco los informes médicos aportados arrojan dato objetivo alguno de lo que se pudiera deducir la comisión del hecho ilícito”.

Paz de la Huerta, conocida por sus papeles en filmes como Los límites del control y Enter The Void o la serie de televisión Boardwalk Empire, interpuso la querella contra sus padres el 27 de junio de 2022 en el Juzgado de Instrucción Número 6 de Talavera de la Reina. La misma fue admitida a trámite el 13 julio de ese año. En un principio, el juzgado dictó un auto de sobreseimiento provisional, pero el 18 de mayo de ese año fue revocado por la Audiencia Provincial de Toledo. Entonces, la sala consideró necesaria la práctica de la diligencia de la declaración de los padres de la intérprete, “sin perjuicio de ser conscientes de la inconcreción de los hechos narrados en la querella, los cuales no fueron detallados por la querellante en su declaración en sede judicial”.

Practicadas las pruebas, y sin encontrar indicios que respaldaran las acusaciones de la actriz, ahora el juzgado ha acordado el sobreseimiento y archivo de la causa. Respecto a la postura de la intérprete, su abogada no ha respondido a los correos de este periódico. El cierre del caso, días después de la entrevista de Paz de la Huerta a EL PAÍS, coincide con una exposición de la artista en París, en la que enseña algunas de sus pinturas, lienzos en los que aborda la relación con su familia. Este verano, De la Huerta inaugurará otra exposición en solitario en la capital francesa con más obras, pinturas con tintes autobiográficos y títulos como Cómo reemplacé cada recuerdo de mi malvada madre con la Virgen María.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO