Mar. Abr 23rd, 2024

Un niño de 12 años ha muerto y dos de la misma edad han resultado gravemente heridos durante un tiroteo en una escuela primaria de Finlandia a primera hora de este martes. Las autoridades aseguran haber detenido al autor de los disparos, un escolar de 12 años, la misma edad que todos los que se han visto afectados por el suceso, aunque en un primer momento los agentes indicaron que los implicados tenían 13 años. El tiroteo tuvo lugar en la escuela Viertola de Vantaa, una ciudad del área metropolitana de Helsinki, que cuenta con unos 800 alumnos y una plantilla de unas 90 personas, según el Ayuntamiento local.

El detenido ha admitido la autoría tras entregar el arma de forma pacífica, según ha informado la policía. Las mismas fuentes indican que el menor tenía una pistola cuyo permiso de armas pertenece a un familiar cercano. Los agentes añaden que no había sido sospechoso de ningún delito anterior. Y que los motivos de la agresión no están claros. En cuanto al niño fallecido, un portavoz policial ha señalado: “Tenemos entendido que la víctima murió inmediatamente”.

La ministra de Educación, Anna-Maja Henriksson, ha roto a llorar en una rueda de prensa horas después del tiroteo: “Un niño de 12 años no volverá nunca más de la escuela a casa”, ha lamentado. Los dos supervivientes estaban siendo atendidos por heridas graves, según ha informado el distrito hospitalario regional de Helsinki en un comunicado en el que no ha facilitado más detalles.

Por su parte, la ministra del Interior, Mari Rantanen, ha escrito en la red social X: “El día ha empezado de una manera espeluznante. Ha habido un tiroteo en la escuela Viertola de Vantaa. Solo puedo imaginar el dolor y la preocupación que muchas familias están experimentando en estos momentos. El presunto autor ha sido capturado”. El primer ministro, Petteri Orpo, ha declarado que el tiroteo había sido muy impactante. “Mis pensamientos están con las víctimas, sus seres queridos y los demás estudiantes y el personal”, ha señalado en X.

Los anteriores tiroteos en centros escolares de Finlandia han puesto en el punto de mira la política del país en materia de armas. En 2007, el entonces estudiante de 18 años Pekka-Eric Auvinen mató a seis alumnos, a la enfermera del centro y al director, antes de suicidarse utilizando una pistola en el instituto de Jokela, cerca de Helsinki. Un año después, en 2008, Matti Saari, otro estudiante, abrió fuego en una escuela de formación profesional de Kauhajoki, situada en el noroeste de Finlandia. Mató a nueve estudiantes y a un miembro del personal antes de quitarse la vida de un disparo.

Finlandia endureció su legislación en 2010, introduciendo una prueba de aptitud para todos los solicitantes de licencias de armas de fuego. También se modificó el límite de edad, que pasó de 18 a 20 años. Hay más de 1,5 millones de armas de fuego autorizadas y unos 430.000 titulares de licencia en este país de 5,6 millones de habitantes, donde la caza y el tiro al blanco son actividades populares.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.